martes, 22 de mayo de 2018

Ni Estabas Ni Estarás (NACH)

Esta entrada se la dedico a toda esa gente que con el paso del tiempo a pesar de todo sigue a mi lado. Y también a aquella que desaparece cuando las cosas no son tan fáciles, gracias por ponerme los pies sobre la tierra y darme cuenta de las cosas. Gracias por enseñarme a aprender de como son las personas. Esta es la letra de una canción de Nach, un rapero que escribe poesia y que es un cantante brutal. Más abajo pongo el video para quien le pudiera interesar.

 

Ni Estabas Ni Estarás

Cuando no era nada, ni nadie
Va por quien estuvo ahí, abrazándome
Cuando el tiempo pase y mi nombre solo sea un recuerdo
Por todos los que me cruce en el camino y me den calor
Ni estabas ni estarás...

Dónde estabas tú cuando el dolor se pinto en ocre
Cuando aquel profesor frustrado me llamo mediocre
Cuando pedí prestado hasta para un café
En noches bohemias
Y el DHC trajo brotes de esquizofrenia
Tú no estabas allí sintiendo el hambre
En mis bolsillos cada amanecer
Cerveza y cigarrillos mi único placer
Cuando vi aparecer sombras en el pasillo
Y sufrí insomnio discutiendo con mi ángel, mi demonio.
Y Donde estabas tú en aquel dilema
Si la pena se estratagema
Ante problemas en cadena
Cuando cientos de poemas calmaban la fiebre
De un chaval endeble
Ahora todos quieren fotos junto al celebre
No estabas allí si me, caí me lastime
Mate mi fe cuando se fue mi hermana
Cuando tumbado en mi cama soñé que hacia milagros con un micro
Y nadie me animaba a conseguirlo.
Dime donde estabas cuando la ansiedad me ahogaba
Cuando cada pensamiento provocada arcadas
Y temblaba cada poro de mi piel
Sin nadie que me abrazara y me dijera
Tranquilo todo irá bien.
Tú no estuviste allí
No viste, mi mitad triste, Ni mis despistes
No fuiste muro contra los embistes

Del desprecio del cansancio del prejuicio

Hoy tan solo me ampara mi sacrificio.

En aquel dolor, en aquel frio
En aquel temor, aquel vacio
En aquel amor cuando era crio
En aquella llama que se apagaba
Va por quien ofreció su hombro como almohada.

En aquel dolor, en aquel frio
En aquel temor, aquel vacio

En aquel rencor hacia algo mío

En aquella amistad que se alejaba
Va por quien estuvo y a cambio no vivió nada.

Donde estarás tu cuando el futuro se tiña en negro
Y llore recordando los triunfos que hoy celebro
Creedlo es normal que no me crezca
Si me llaman dios
Cuando mi rap no les convenza me dirán adiós
Y estaré solo, mirando al pasado
Con gesto cansado
Contento y realizado
Sabiendo que lo di todo
Cuando se apaguen los focos, Se cierre el telón
Cuando solo sea otro loco en mi salón
Sin inspiración
No estarás allí
No serás bálsamo del mal sabor
De mi temor a hacerme viejo
Cuando el espejo sacuda cada arruga en mi cara desnuda
Y ante las dudas tu ternura
Nunca Acuda como ayuda
Donde estarás tú
Cuando todos me olviden
Cuando No consiga darles lo que piden y se giren
Cuando sea un hombre solitario
Suplicando afecto
Y recuerde el escenario como aquel lugar perfecto.
No estarás allí
En mis horas flojas
Tampoco estas hojas
Tampoco esta fama que me sonroja

Si el tiempo me despoja de quien quiero
Espero espabilar
Y remontar certero el vuelo como un águila

Y es que a mi lado nunca has estado
Si fui atrapado, por mis fantasmas del pasado

En aquel dolor aquella espera
Ni estuviste ni estarás
Cuando nací ni cuando muera.

Cuando llegue el dolor, y llegue el frio
Cuando llegue el temor, llegue el vacio
Y el desamor fluya en mi rio

Cuando el éxito me gire la mirada
Va por quien me dé su hombro como almohada.
Cuando llegue el dolor, y llegue el frio

Cuando llegue el temor, llegue el vacio
Y oiga el silencio del gentío
Cuando el olvido acaricie cada pisada
Va por quien este y a cambio no pida nada.
Dicen que a través de las palabras
El dolor se hace más tangible
Que podemos mirarlo como a una criatura oscura
Tanto mas ajena a nosotros
Cuando más cerca la sentimos...

viernes, 11 de mayo de 2018

HASTA LUEGO


El dolor más grande que he sentido hasta ahora es el no poder despedirme de las personas que en algún momento han formado parte de mi vida. Unos porque se fueron sin avisar, otros, porque no estaban a mi lado porque el destino lo quiso así. A todos ellos darles las gracias por hacerme sacarme una sonrisa cuando más lo necesitaba o  escucharme aunque ellos estuvieran peor que yo,  espero que el destino nos haga  cruzar nuestros caminos y recordar el pasado, hasta luego, hasta siempre... y mucha suerte.... y que sepaís que me debeis un abrazo...

jueves, 5 de abril de 2018

SUEÑO CON...


  • ¿Papá?
  • ¿Hija? ...
  • Tengo un sueño...quiero ser bailarina...
  • Muy bien hija, si es tu sueño, ya sabes lo que tienes que hacer...
  •  Pero tengo miedo papá, miedo al fracaso...
  • ¿Vas a luchar para hacerlo realidad? ¿Te vas a levantar cuando las fuerzas te fallen y tu mente te diga que ya no puedes más?
  • Sí papá, nunca lo he tenido tan claro...pero...es que...
  • Pero nada hija, si se hace todo por intentarlo y no se consigue no es un fracaso, es un aprendizaje, si te dejas la piel no fracasas, simplemente no era ese tu camino...
  •  ¿Papá?
  • Si hija...
  • ¿Porque no seguiste tocando el piano?
  • ¿Cómo sabes eso cariño? , lo que fui pianista...
  •   Porque la abuela me enseño fotos, y me dijo que eras de los mejores, que no había nadie como tú en toda la ciudad, que cada vez que te sentabas frente al piano era como si estuvieras poseído por la música. ¿Qué pasó? ¿Porque no cumpliste tu sueño?
  • ... Porque te cruzaste en mi camino, apareciste así de repente como caída del cielo y lo tuve que dejar, ser pianista no me daba para pañales, colegio, comida y me tuve que poner a trabajar en la fábrica de metal, una cosa me llevó a la otra  y ...
  •  ¿Y mamá?
  • Mamá decidió cumplir su sueño, pero no lo cumplió como lo hice yo al conocerte y a que formaras parte de mi vida y yo de la tuya...

domingo, 25 de febrero de 2018

LORCA Y RODRIGO


“No tengo miedo a la muerte, tengo miedo al paso del tiempo”. Así rezaba uno de los nichos que Rodrigo limpió a lo largo de sus 30 años de servicio. Tras la guerra Civil, Rodrigo apareció en aquel maravilloso pueblo del Pirineo Catalán engullido por sus montañas y la sencillez de sus gentes.

Entre viejas encinas y cielos encapotados, Rodrigo se dejaba llevar y se perdía por sus largas calles en una ciudad rodeada de silencio,aquel mismo silencio que le embargaba cuando cansado e impregnado por aquel maldito olor a muerte llegaba a casa. Rodrigo se sumergía entre libros y recuerdos, entre rimas asonantes bañadas en vasos de ron y aquel miedo atroz  al paso del tiempo.

A Rodrigo siempre se le veía con una libreta y una vieja pluma mirando al cielo, con su viejo amigo Lorca. Lorca, era un mastín que se caracterizaba por una pequeña cojera. Una noche se lo encontró olisqueando una de las tumbas que rodeaban su hogar y simplemente le abrió la puerta y le dejó pasar. Eso es lo que siempre hacía Rodrigo ante los problemas, abrirles la puerta y dejarlos pasar.

Aquella libreta estaba repleta de epitafios, notas y pensamientos que surgían entre aquellas piedras gélidas clavadas en la tierra, que de alguna manera comunicaba la vida de los muertos con la de los vivos. Cuando llega la noche Lorca a los pies de la cama de Rodrigo suspira y mira a su amigo, como si aquella fuera la última.

Han pasado ya más de cincuenta años desde que Lorca y Rodrigo dejaran la vida de los vivos para formar parte de la de los muertos. Los más ancianos del lugar cuentan que el primer día de Noviembre si uno se sienta en el banco junto a la casa de Rodrigo, se pueden ver dos sombras paseando por el cementerio, una mirando al cielo como si estuviera escribiendo en una libreta y la otra jugueteando entre sus piernas con una ligera cojera  mientras olisquea la tierra que separa la vida de los vivos de la de los muertos.

jueves, 7 de septiembre de 2017

EN LO QUE DURA EL SUSPIRO DE UN NIÑO

De lejos observo la figura difuminada  de un padre y su hijo refugiados bajo un paraguas negro, el padre aprieta fuertemente la mano del pequeño,cruzan rápidamente por una plaza presidida por la figura de un Ángel que tiene sólo una ala, cruel testigo de lo que en apenas unos segundos va a suceder.
Hoy la magia de Alberto, así es como se llama el padre, no va a ser suficiente para superar el cruel acontecimiento que la vida le tiene preparado. Bajo la mirada atónita de su hijo, Alberto se desplomará al suelo como una marioneta.
El hijo, Javier, podrá contemplar cómo su héroe ya no lo es tanto, que su padre, el mismo que ésta mañana le ponía la leche en su bol de Spiderman besará el suelo mojado y se empapará con la vulneralidad de un recién nacido, durará lo mismo que dura un suspiro, el de su hijo que quedará en silencio junto al cuerpo de su padre.
Esta noche su padre ya no podrá contarle su cuento antes de irse a dormir, no le arropará y no será la última cara que vea antes de cerrar los ojos y dormir, porque su padre ya no estará allí.
Odio mi trabajo, pero llevo toda la vida haciendo lo mismo, a presenciar los gritos desgarradores de las personas arrodilladas suplicando al cielo, como si clamar al cielo sirviera de algo, al final todo acaba de la misma forma, en dolor.
Me llamo MUERTE y sabes que tarde o temprano, quizás en un día de lluvia de la mano de tu hijo, tus ojos se crucen con los mios y entonces se habrá acabado todo, así que permíteme que te de un consejo, vive el día como si fuera el último, porque en cualquier rincón, en cualquier esquina y en lo que dura el suspiro de un niño nuestras vidas se crucen para siempre.